671 34 64 41 – 964 03 38 62 / Vila-real

LOS MÓVILES Y LAS CERVICALES

En el artículo de hoy hablaremos de cómo el teléfono móvil puede afectar a nuestro cuerpo y cómo se ha adaptado él a dicha nueva tecnología.

Cómo se adapta el cuerpo al uso del móvil

Usamos el teléfono del móvil muchas horas al día para muchas actividades cotidianas de nuestra vida. Dicho dispositivo es pequeño, ligero y manejable y además ha cambiado nuestra forma de movernos y nuestro cuerpo se mueve a partir de dichos cambios.

Nuestros dedos se adaptan para poder escribir en un teclado pequeño y como vamos adquiriendo más practica, escribimos más rápido para hablar con nuestros amigos o familiares. Al hablar, colocamos el teléfono apoyado en la oreja al lado del hueso temporal del cráneo y los presionamos levemente porque los brazos se nos cansan de sujetarlo. al realizar consultas por Internet, acercamos los móviles a nuestros ojos para poder ver todos los detalles, ya que las pantallas suelen ser de 5”. Utilizar aplicaciones que hacen nuestra vida “más fácil”, también hacen que estemos constantemente cogiendo el móvil para consultarlo, guardándolo en el bolsillo o el bolso y sacándolo de nuevo.

Nuestros dedos y manos, nuestro antebrazo, nuestro bíceps y tríceps, nuestro hombro, nuestras cervicales, nuestra cráneo y sus respectivas articulaciones y suturas (en el cráneo la separación entre los huesos se llaman suturas), nuestra vista y nuestro oído se van adaptando por el cansancio de hacer el mismo movimiento repetidamente una y otra vez muchas horas al día. Incluso nuestra zona dorsal se va adaptando al uso del móvil debido a la relación de los brazos con el omoplato y nuestra columna vertebral y la flexión que ejercemos en las cervicales y las dorsales altas.

Posibles efectos secundarios

Como habéis visto, hay muchas partes implicadas en el uso del teléfono móvil y muchas zonas que pueden ver alterada su movilidad y eso puede afectar a nuestra filosofía principal: el movimiento es vida. Hoy nos centraremos en una de las partes que más atendemos en nuestro Centro y su relación con el teléfono móvil: las cervicales.

El gesto de flexionar la zona cervical para ver la pantalla es el gesto que puede provocar que las cervicales puedan perder movilidad y con ellas puede que aparezcan problemas como: dolores, imposibilidad de movimiento hacia ningún lado, dolor de cabeza, calambres en el cuello o brazos, mareos, mal enfoque ocular o cansancio ocular e incluso, problemas intestinales. Esto es debido a la parte estructural de la cervical, las vértebras, puede ir perdiendo esa curvatura lordosante que le caracteriza, además de la parte muscular y tendinosa, principalmente.

A nivel estructural, el acto de flexionar comprime la parte anterior de la vertebral y el disco intervertebral (como una almohadilla entre las vértebras), provocando fque desplace el núcleo central hacia posterior. A nivel muscular y tendinoso, provoca una contracción mantenida en la parte anterior cervical y estira los músculos de la parte posterior, que si ese gesto perdura en el tiempo puede provocar desajustes y desequilibrios musculares y problemas de movilidad. A nivel nervioso, puede ser rozado o presionado por cualquier tejido de su alrededor, y provocar esos calambres o rampas (ya sea por un músculo, tendón o vértebra). A nivel circulatorio, las arterias y venas implicadas en el suministro y limpieza de la sangre en el cráneo, puede verse afectado por dichas presiones, y provocar los dolores de cabeza o la vista cansada (además de estar muchas horas frente al móvil). Y la función muscular puede cambiar ya que la fatiga muscular provoca que otros músculos apoyen a los cansados, provocando una cadena de musculatura fatigada, que además está muy contraída o estirada.

Aprender a usar el teléfono móvil

Con todo esto, quizás es hora de plantearse cómo usamos el teléfono si aún no lo hemos hecho. Aquí os damos algunos consejos para ello:

  • Mantener la espalda, incluida la zona cervical, complemente recta. Imagina que hay una cuerda en la coronilla de tu cabeza que te estira en dirección al techo.
  • Evita que la barbilla toque completamente la zona del esternón o el pecho.
  • Mantén el teléfono móvil a la altura de tus ojos, para ello flexiona el codo y mantén las manos a la altura de tus ojos.
  • Evita estar más de 15′ en esta postura, y descansa los brazos y la vista.
  • Mueve el cuello en todas direcciones, excepto círculos completos cervicales, para equilibrar los posibles desajustes que se hayan podido crear.
  • Si tienes que buscar información por internet que tengas que estar mucho tiempo, utiliza el ordenador para estar más cómodo.
  • Siempre que tengáis cualquier problema, lo primero que tenemos que hacer es ir al médico de cabecera para que nos haga un diagnóstico de lo que nos ocurre, y visitar a nuestro profesional de las terapias manuales para que nos ayude a trabajar conjuntamente con el médico los síntomas que existan.
  • Actividades como Pilates, Abdominales Hipopresivos, Ioga del Ermitaño, Yoga, Tai Chi, Qi Kun… Son altamente recomendadas para reducir dichos problemas.

Un abrazo a todos y gracias por compartir y comentar.

Oscar

Share This