671 34 64 41 – 964 03 38 62 / Vila-real

Trabajo sentado y me duele todo, ¿tan mayor me hago?

Están siendo unas semanas algo duras para mí ya que estoy preparando unos packs promocionales para lanzarlos a través de la web, os invito a que estéis pendientes de ella en la sección “packs promocionales” porque son muy interesantes, y estoy haciendo más “trabajo de ordenador” creo que se llama, de lo que estoy acostumbrado… Y he empezado a notarme las consecuencias de ello: más cansacio de lo habitual físicamente, leves molestias lumbares y cervicales, leves molestias en los brazos y las piernas… Qué ganas de acabar que tengo de hacer este trabajo rutinario aunque gracias a ello me haya motivado a escribir éste post.

Me pasa exactamente igual

Si te sientes identificado, quizás trabajas delante del ordenador muchas horas, sin apartar tu mirada de la pantalla, la cuál te hipnotiza y te hechiza ;-), o tal vez estás sentado en una carretilla moviendo palees unas 8-10 horas diarias, o tu trabajo es visitar a clientes y conduces muchos kilómetros todos los días o cojes muchos trenes o aviones… Acabas cansado y con ganas de llegar a casa, o al hotel, para ponerte el pijama y las zapatillas cómodas y sentarte al sofá sin hacer nada, sólo mirando la televisión o leyendo un libro, sintiéndote físicamente agotado… Y pasan los días y poco a poco te notas más cansancio, unas molestias leves aquí, otras allí… Y de repente, te ves en la consulta del médico hecho polvo porque te duele todo y no sabes de qué… Bienvenido, a lo que para mí es, el principal problema de la salud actual: El sedentarismo.

Mi punto débil es éste

El trabajo sedentario y repetitivo, aunque no sea pesado físicamente, normalmente te causan problemas y dolores varios ya que los tejidos implicados son musculares, fasciales, tendinosos y ligamentosos.

Dolores en puntos como:

Dolor en la parte posterior de la cabeza que va en dirección a la parte superior o delante
La curva de la cervical hacia el hombro, dura y tensa
Codos, calambres y cosquilleos
Muñecas, no puedo apoyar las manos en el suelo haciendo fuerza
Encima de los huesos de los omóplatos
Mitad espalda, como pinchazos y/o falta de respiración
Parte de detrás de los muslos, puede subir a la espalda baja
Tobillos, me duelen al caminar o os noto inflamados

Todos estos síntomas que tienes son debidos a que haces movimientos repetitivos día tras día sin variar nada ni retar a tu cuerpo, que al fin y al cabo es lo que te va a ayudar a cambiar.

Tu dolor de cabeza puede venir por problemas musculares cervicales, provocando que los músculos del cráneo hagan que éste no se mueva bien y que el dolor se desplace hasta la parte anterior de nuestro cráneo, la cara.

La espalda puede dolerte por las malas posturas que realizas mientras estás sentado, la compresión del hueso del coxis, el que está más abajo de la espalda, puede provocar presiones nerviosas de la médula espinal y o tensiones ligamentosas, tendinosas y musculares que estén relacionadas con él.

Los codos, muñecas y hombros pueden dolerte por las malas posturas o por los movimientos repetitivos de los brazos al escribir con un ordenador rápido, por ejemplo.

Las piernas pueden dolerte por una mala colocación en la silla, ya que puede presionarte la musculatura posterior del muslo al sentarnos muy en el borde de la silla.

Los tobillos pueden dolerte por mantenerlos forzados en flexión, cuando te sientas muy en el borde de la silla, o cuando pones durante horas los pies lo más atrás que puedes enun intento de mantener tu espalda recta.

¿Y por qué pueden dolorme si no me muevo mucho y no cojo cosas pesadas? Por ser movimientos repetitivos de los mismos músculos, tendones y ligamentos hora tras hora y día tras día… los que hacen que al final se debiliten, se inflamen y pierdan su movilidad.

Lo primero que recomendamos desde MANUS Quiromassatgista es que acudas a tu médico de cabecera para valorar qué te puede estar ocurriendo y darte unas instrucciones de cómo paliarlo. Si ves que no es suficiente y quieres algunos consejos más, aquí te dejo algunos.

Voy a hacerlo para sentirme mejor

Pues bien, te podría decir que para ello tienes que venir a mi centro y hacerte quiromasajes todas las semanas para poder evitar dichos problemas que tienes y así yo poder realizar uno de mis sueños que es viajar al espacio para ver el planeta Tierra desde el espacio pero… Voy a darte unos consejos para que no te gastes tanto dinero y venir a verme sólo para un mantenimiento habitual o por placer y no por molestias o dolores:

Rompe tu rutina: Lo primero que te aconsejo es que rompas con esa rutina y ese círculo que has creado con tu día a día: trabajo-comer-trabajo-casa/niños-cenar-dormir. Te invito a que empieces a salir a caminar, caminar no es pasear pero para empezar puedes salir a pasear si así lo deseas, 30′ al día y a disfrutar del aire libre. Esto ayudará a tu cuerpo y a desconectar la mente y a trabajar otros músculos que no trabajan de forma habitual y compensarán así la sobrecarga de los más gastados. Tu cuerpo está diseñado para caminar largas distancias, así que tranquilo que 30′ al día no te harán mal.

Tómate un descanso en el trabajo: Estar demasiadas horas haciendo lo mismo no es nada bueno para el cuerpo, así que si cada 30-45′ te tomas 3-4 minutos para ir al baño, mirar por la ventana el horizonte (o imágenes con profundidad), provocarán cambios de los movimientos de tu cuerpo lo que harán que los músculos se cansen menos. Incluso los ojos, puedes moverlos haciendo círculos, de arriba a abajo e izquierda a derecha ya que también tienen músculos que los mueveny se cansan.

Adopta unas posturas sanas en el trabajo. Si estas sentado en una sillas, siéntate correctamente. Si estás sentado en el coche, colócate a la distancia recomendada del volante. Mueve el cuello y las piernas, estíralas suavemente… Escucha o lee el programa de “riesgos laborales” de tu empresa ya que a veces dan información más útil de lo que piensas.

Hidrátate bien: Toma una cantidad de agua diaria adecuada,  es importante y muchas veces se te olvida beber hasta que no vas a comer o cenar. Hidratarse durante el día es importantísimo.

Alimentación sana y equilibrada, sin excesos: Una alimentación sana, equilibrada, con verduras y frutas te ayudará a evitar el sobrepeso o la grasa acumulada que presionaran tus articulaciones y pueden provocar dolor.

Realiza actividad física para fortalecer tu cuerpo: Un cuerpo más fuerte, resistente, veloz y elástico te ayudará a soportar más el día a día de tu trabajo. Si caminar no te gusta, o ya lo has puesto en práctica y quieres algo más, te aconsejamos que realices actividad física que te provoque movilidad de todo el cuerpo y articulaciones evitando inicialmente los impactos fuertes. Por ello, no empieces a correr inmediatamente porque no es saludable para tu cuerpo. Actividades como el Yoga del Ermitaño, Pilates, Abdominales Hipopresivos, Tai Chi Chuan, Body Balance… Son actividades que puedes realizar desde el primer momento, siempre con la supervisión de un profesional.

Visita a tu especialista en técnicas manuales: Visitar a tu profesional de las técnicas manuales también ayudará a tu cuerpo a soportar más el día a día, ya que trabajará las zonas más dolorosas de tu cuerpo y le acompañará a encontrar su equilibrio.
Como siempre, muchas gracias por leerme, gracias por comentarlo y gracias por compartirlo. Y yo me voy ya, que llevo 45′ escribiendo con su respectivo descanso de 5′ y mis “tragitos” de agua.

Un gran abrazo

Óscar Casaña Peón

Share This