671 34 64 41 – 964 03 38 62 / Vila-real

 

El artículo de hoy trataré el tema de cuando nos torcemos un tobillo. Explico qué es una torcedura o esguince, qué podemos hacer inicialmente, qué técnicas aplicamos en Manus Quiromassatgista y cómo evitarlo.

QUÉ ES UNA TORCEDURA

Tanto si eres deportista como si no, si eres mujer es más habitual (por los taconazos que lleváis ahora), has podido sufrir en algún momento una torcedura de tobillo. La torcedura de tobillo, o como los médicos lo llaman esguince, puede ser más habitual de lo que piensas. Por norma general afecta a los ligamentos, que mantienen estable los huesos del tobillo (principalmente astrágalo, calcáneo, tibia y peroné) para tener una correcta pisada y que todo esté sincronizado.

Puede aparece dolor e incluso en ocasiones cambios de color en la piel, se agranda el tobillo o incluso hay cambios de temperatura. El dolor aumenta con el movimiento o simplemente manteniendo el pie en reposo en el aire en una postura forzada. Pero cometes un error si crees que el problema sólo son tus ligamentos, tal y como veremos a continuación.

Normalmente ocurre porque tu articulación ha sobrepasado los límites permitidos de tu movimiento articular que hace que se tensen tejidos provocando distintos tipos de daño, normalmente, ligamentosos. Los médicos clasifican los esguinces en varios grados dependiendo del daño causado al ligamento: cuanto mayor sea el grado, peor estará el ligamento.

Te puede ocurrir sólo con bajar un bordillo, haciendo deporte, subiendo bajando escaleras, un golpe, después de un salto caer en mala posición o incluso cuando estas sentado encima de tu pie en una postura muy forzada para la articulación… Son posibles causas de que te hagas un esguince.

 

RECOMENDACIONES INICIALES

Lo primero que te recomiendo es acudir a un centro de salud, para que el médico realice un diagnóstico y valoración de la articulación. Hay que valorar movilidad de la articulación y si hay alguna posibilidad que el hueso se haya fisurado (agrietado) o roto (sobretodo ocurre en el maleolo externo, el peroné, parte externa del tobillo).

Recomendamos que se realice una radiografía para ver la posición de los huesos, por los motivos que explicaremos a continuación.

 

TEJIDOS O ESTRUCTURAS AFECTADAS

Algo que seguramente no sabes es que al ocurrir un esguince tus tendones y músculos también pueden estirarse en exceso y tener dos efectos en tu cuerpo:

  • Provocar, además de la lesión ligamentosa anteriormente nombrada, lesiones tendinosas (como inflamaciones o pérdida de tensión del tendón),  musculares (como una contracción involuntaria mantenida, alteraciones de su volumen, pérdida de tensión…) y también fasciales (un tejido que envuelve músculos, tendones, órganos, etc.)
  • Puede provocar problemas de movilidad óseos o bloqueos, por la desalineación de huesos como el astrágalo (anterior, posterior o impactado), peroné (anterior o posterior), calcáneo (anterior o posterior e inversión o eversión) cuboides (rotación interna o externa-alto o bajo), hueso navicular o escafoides pie (alto o bajo), el primer metatarsiano (relación directa con el astrágalo a través de los huesos cuneiformes y escafoides)
  • Puede provocar dolores y molestias en rodilla, cadera, lumbares e incluso dorsales y cervicales, debido al mal apoyo que realizamos del pie debido al dolor. Incluso, puede producir problemas en el otro pie debido al sobre esfuerzo que realiza para poder movernos.

Directamente, músculos como peroneo lateral largo y corto, el extensor común de los dedos del pie, el tibial anterior y posterior, el gastronemio (gemelos)… son los grandes olvidados en las torceduras de tobillo. E indirectamente, músculos como el tensor de la fascia lata, aductores, cuadrado lumbar, glúteos, también pueden verse afectados por dichas torceduras.

Así pues, por ello es importante que el médico que te atienda te diga exactamente qué tienes y qué tejidos han sido afectados y en qué nivel, para iniciar un tratamiento adecuado a todos los tejidos.

 

APLICACIÓN DE TÉCNICAS EN MANUS QUIROMASSATGISTA

Aquí en MANUS Q. cuidaremos no sólo de tu tobillo, sino también del resto del cuerpo, ya que somos una unidad y lo que afecta a una estructura puede interferir en otra. Por ello, antes de acudir a nosotros te recomendamos que acudas a tu médico para un buen diagnóstico descartando estructuras profundas dañadas (como podrían ser los huesos).

Para MANUS Q. el movimiento es vida, así que realizaremos técnicas que ayuden a que el cuerpo siga moviéndose para así aportar los nutrientes, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para reparar la zona dañada y eliminar lo que se tenga que eliminar. Recuerda: yo soy un mero estímulo externo para activar tu cuerpo interno, tú eres el actor principal para poder mejorar.

Si el médico confirma que es un esguince y que no hay ningún hueso roto, aplicaremos técnicas con varios fines:

  • Importante que si el médico diagnostica que hay inflamación, ésta no permanezca demasiado tiempo en la zona así que nuestro primer objetivo será reducirla
  • Lo siguiente es recuperar las fibras ligamentosas dañadas
  • A la misma vez, trabajaremos los músculos que hayan podido verse afectados
  • Y realizaremos manipulaciones de osteopatía si existiera algún bloqueo óseo o restricción de movilidad causada por un hueso

Las técnicas que empleamos son las siguientes:

  • Técnica de osteopatía, para ayudar a bajar la inflamación que nos ha diagnosticado el médico en el tobillo, recuperar movilidad y nutrir tejidos (copiar enlace de osteopatía)
  • Moxa, para ayudar a reducir el volumen de tu tobillo, calmar el dolor y recuperar fluidez energética de forma no invasiva (copiar enlace a la técnica de moxa descrita en la sección de tuina)
  • Digitopresión, para ayudar a reducir el volumen de tu tobillo y calmar el dolor de forma no ivasiva (copiar enlace de tuina)
  • Quiromasaje, manipulaciones manuales no profundas ni con presión, para ayudar a reducir volumen de tu tobillo (copiar enlace de quiromasaje)
  • Vendaje neuromuscular, para ayudar a que el cuerpo bombee los fluidos necesarios para recuperar y sanar la lesión a través del movimiento y tonificar los tejidos dañados recuperando su movilidad (Copiar enlace de vendaje neuromuscular)
  • Cambios en la alimentación y complementos alimenticios (aumentar el consumo de cebolla (diurética y antiinflamatoria); aplicar árnica (antiinflamatorio y calma el dolor) (copiar enlace de dietética holística)

 

CÓMO PODER EVITARLO

Hay varias formas de evitar que esto te ocurra pero ninguna te asegura al 100% que realizándolas estrictamente no tengas alguna vez alguna torcedura. Aquí te expongo algunos consejos a mi parecer que te pueden ayudar a reducir las posibilidades de sufrir una torcedura:

  • Descansar correctamente (visita en mi blog el artículo sobre el descanso)
  • Mantener una alimentación sana, introduciendo en tu alimentación entre horas frutas y las verduras en tus comidas principales
  • Reducir el consumo de leche de origen animal y alimentos cárnicos (sobre todo carnes rojas)
  • Realizar una actividad física constante para mantener activos músculos, tendones, ligamentos y huesos (la tensión de los tendones ayuda a tener unos huesos fuertes)
  • En los entrenamientos, realizar estiramientos como parte del entrenamiento, ya que la elasticidad forma parte de un estado muscular y ligamentoso óptimo.

Bueno, pues aquí os dejo. Gracias por leer, por compartir o dejar algún comentario en el artículo.

Óscar Casaña Peón

Share This